Centre Cultural - Exposiciones - Lola Montserrat

Lola Montserrat

Ànima

En el Génesis, el último ser que se pone en el mundo es el hombre; los otros ya lo habían ocupado (o los había instalado). Quizás es por eso que su relación con ellos ha sido, cuando menos, conflictiva.

El proyecto Ànima, parte de las relaciones que el hombre, el llamado «rey de la creación», mantiene con el mundo animal, de la más insignificante a la más soberbia de las bestias.

Desde el momento en que se ha de buscar el alimento y se vuelve carnívoro, los animales se convierten en su sustento. Es este el eje en el que se acomoda Ànima 1.0, el animal como alimento y, a las modernas sociedades, como objeto de consumo. Del Paraíso desde los bichos han pasado innumerables vicisitudes para acabar colgadas de un gancho en un mercado, exhibidas entre trozos de hielo o coste reñidas en un envoltorio de plástico, tan humano y artificial previo tránsito de la vida a la muerte, como muy bien explica Faustí Llucià a propósito de mi obra.

No es de extrañar, pues, que este hombre cazador muestre sus trofeos encima el escaparate o en una vitrina de casa o bien acumule piezas del mundo natural que le atraen o le complacen. Y es así como llegamos a Ànima 2.0, eje en el que se encarcela la belleza de los seres que fueron libres.

La belleza cautiva, el coleccionismo de animales que a menudo se disecan o se cruzan con una aguja son el objeto de atención en Ànima 3.0. Su presencia en el entorno humano ya no responde a una necesidad vital – si le podemos decir así – sino a una pura y simple cuestión de estética y de exhibicionismo de poder.

La inquietud que espero transmitir con Ànima, además, está ligada a una determinada estética fotográfica que da la técnica del colodión húmedo. El color, las manchas, las imperfecciones que son inherentes al mismo proceso creado por Gustave Le Gray y que se aprovechan para dotar de más autenticidad el proyecto se potencian con la otra característica que aporta este proceso: la extraordinaria definición que permite dejar a la vista el más mínimo detalle. En este sentido, todas las piezas de Alma están tratadas con un proceso artesanal muy alejado del consumo frenético de la imagen fotográfica tan vigente en la actualidad. Cada una de las obras de Alma fue creado con calma, con la lentitud que requiere mezclar los químicos (poner los nombres), comprobar que las condiciones ambientales sean las adecuadas, derramar el colodión sobre la placa cuidando que resbale uniformemente, bañar la placa con nitrato de plata, colocarla en la cámara, tomar la foto, extraer el chasis de la cámara, rebelarse, lavar, secar y barnizar.

Lola Montserrat (Barcelona, 1954)
Fotógrafa, experta en técnicas fotográficas del siglo XIX y en tratamiento digital de la imagen, se licenció en Medicina por la Universitat Autònoma de Barcelona, ejerciendo como médico hasta 1988, año en que reorientar su vida profesional hacia la fotografía.

Ese mismo año entra a formar parte del equipo docente de la escuela IDEP, donde impartirá diferentes cursos y talleres de tratamiento digital de la imagen, técnicas antiguas y técnicas alternativas. Compaginándolo, entre otros, con colaboraciones con la Fundación La Caixa, la Casa Golferichs, la Universidad Politécnica de Valencia, …

Su obra ha sido expuesta en numerosas ocasiones en exposiciones individuales y colectivas, tanto en diferentes espacios de Barcelona como Miami, Oporto o Toulouse.

 

Exposición producida por: 

Colaboradores