Centre Cultural - Exposiciones - Amaneceres

Amaneceres

Carles Duarte: una nueva manera de experimentar la fotografía

Duarte es un estudioso de la fotografía, pasa mucho tiempo observando el cielo, buscando los mejores momentos que quiere representar. Lo hace mediante una sucesión de imágenes obtenidas en un período de tiempo determinado. Observar la salida del sol cada día, desde un lugar concreto ya la misma hora, no equivale a repetir infinitas veces la misma impresión visual, ni siquiera significa que se pueda obtener una fotografía similar, sino que confluyen diversos factores ambientales, que provocan que cada instantánea sea diferente.

La mayoría de las obras del artista expresan las ideas de soledad y reflexión, no sólo por la hora tanto temprana del día, sino que los efectos cromáticos que surgen provocan esta sensación de calma y serenidad. La división en dos partes de la composición, como si fuera un primer plano, y el fondo, que correspondería a la línea del horizonte, se puede relacionar con la pintura de Rothko, principalmente, que suele dividir el espacio en varias gradaciones del mismo color, como por ejemplo el rojo, el rosa o el azul.

Cuando uno se adentra en el trabajo de Carles Duarte, se da cuenta que la fotografía es una forma de expresión artística muy compleja. De hecho, es un gran estudioso, y dedica largas sesiones en la contemplación del espacio. Se da la circunstancia de que dispone de varias cámaras y telescopios, lo que indica hasta qué punto se interesa por el estudio del universo. La meticulosidad de sus propuestas demuestra que la fotografía es un elemento esencial a la hora de expresar las preocupaciones, las reflexiones y el estado de ánimo del artista, a través del retrato de la naturaleza.

Las imágenes corresponden fundamentalmente a los cielos de Barcelona y de L’Escala, dos lugares muy diferentes, sobre todo porque en la Ciudad Condal el cielo muchas veces no es suficiente nítido para poder captar con precisión todos los cambios de color. En la localidad gerundense, pero, Duarte puede apreciar y captar con mayor claridad la aparición del sol. Tanto si es en un lugar u otro, el hecho de moverse en los mismos espacios origina en el artista la idea de buscar la perfección en lo imprevisible: cada día sus ojos contemplan nuevos efectos cromáticos. Va en busca del color más idóneo para transmitir la emoción, la maravilla, como una especie de «cazador incansable de imágenes», o lo que es lo mismo, el mueve el anhelo de crear composiciones insólitas.

Ramon Casalé Soler
Comisario de la exposición

Colaboradores